Tecnología

Autenticación: el balance entre seguridad y comodidad para el cliente

autenticación biometrica

La autenticación biométrica ya es parte del día a día. Desde la selfie hasta el reconocimiento de voz, la huella dactilar y el iris, nuestros cuerpos tienen una gama de “modalidades” únicas a través de las cuales pueden identificarse, cada una con beneficios e inconvenientes.

En la era del Open Banking y la creciente demanda de métodos de autenticación cada vez más seguros, la biometría está consolidando su lugar en el mundo de los pagos. Pero para que las soluciones con seguridad biométrica tengan éxito, es esencial obtener el equilibrio adecuado entre la seguridad y la comodidad para el cliente. Entonces, ¿Serán las huellas digitales el método de autenticación dominante en el mundo de los pagos?

Conociendo en detalle el método de autenticación mediante huellas dactilares

La autenticación por huellas dactilares es el análisis de los patrones de la piel en la punta de los dedos. Las huellas dactilares son exclusivas de cada individuo y pueden recogerse fácilmente. A diferencia de otros identificadores, que pueden ser propensos a cambiar por factores ambientales, enfermedades o envejecimiento, las huellas digitales son permanentes a lo largo de la vida de una persona.

Sumado a estos beneficios, la autenticación de huellas dactilares tiene comparativamente bajas tasas de falsa aceptación (aprobación de datos biométricos incorrectos) y falsos rechazos (impugnar datos biométricos correctos). Otros identificadores biométricos, como la cara o la voz, pueden ser propensos a cambiar con el paso del tiempo, lo que aumenta sus tasas de rechazo.

Si bien otros factores de autenticación física como el ojo (iris), venas, y el ADN son los más seguros, los requisitos tecnológicos superan con creces los de la biométrica de huellas dactilares. En estos casos se requieren sistemas más complejos y costosos que no funcionan fácilmente en tarjetas de pago, dispositivos portátiles y dispositivos USB.

Los sensores necesarios para escanear patrones vasculares, por ejemplo, pueden ser grandes, caros y, actualmente requieren mucha potencia, lo que hace que los requisitos de procesamiento sean altos y la integración en dispositivos más pequeños. De manera similar, la cámara y el software necesarios para examinar una cara, o iris, no pueden instalarse en dispositivos pequeños y limitados con alimentación de procesamiento como por ejemplo una tarjeta o un dispositivo portátil (wearables), y también pueden ser más costosos. Los sensores de huellas dactilares, por otro lado, son relativamente pequeños, económicos y energéticamente eficientes, lo que los hace mucho más fáciles de integrar en una gama de factores de forma de pago.

La usabilidad, un aspecto clave

Para realizar una adopción masiva de cualquier tecnología, es esencial contar con una experiencia de usuario positiva. Examinar un ojo, por ejemplo, puede parecer intrusivo y un poco incómodo, pero es más adecuado para casos de uso donde se desea una experiencia sin contacto. Por ejemplo, en dispositivos y en situaciones en las que muchas personas deben ser autenticadas. La autenticación de huellas digitales, por otro lado, es mucho más discreta y no invasiva, requiere un simple toque y puede sentirse más “privada” y discreta para el usuario. De manera similar, el proceso de emparejamiento de los patrones venosos toma mucho más tiempo que los sensores de huellas dactilares. Actualmente, luego de años de investigación y desarrollo en el mundo móvil, las huellas dactilares pueden leerse y autenticarse en menos de un segundo, en algunos casos como en el teléfono inteligente, incluso en una fracción de un segundo. Este éxito en el mundo de los teléfonos inteligentes también ha creado la confianza y familiaridad del consumidor en la autenticación de huellas dactilares, posicionándola como una de las plataformas con mayores chances de lograr una adopción masiva en el mundo de los pagos

El éxito en el mundo de los teléfonos inteligentes también ha creado la confianza y familiaridad del consumidor en la autenticación de huellas dactilares, posicionándola como una de las plataformas con mayores chances de lograr una adopción masiva en el mundo de los pagos

Próximos pasos

Considerando los puntos mencionados anteriormente, entendemos que aún queda mucho potencial por explorar en cuanto a la tecnología de autenticación biométrica.

Algunas pruebas en curso en todo el mundo nos indican que es probable que la tarjeta de pago biométrica sea la próxima solución para revolucionar el mundo de los pagos. Este sistema permite incorporar un lector biométrico a las tarjetas de crédito, agregando un nivel superior de seguridad al tradicional sistema de pagos basado en plástico.

Fuente: Payments Journal

Comparte en tus redes sociales:

1 Comentario

  1. […] Estos cambios implicarán la implementación de las tarjetas de EMV® Chip -un estandar de medios de pago (tanto crédito como débito) definido por Mastercard y Visa que se caracteriza principalmente por estar basado en la tecnología chip y -a diferencia de la banda magnética, este chip es un elemento activo de seguridad, ya que es la propia tarjeta la encargada de evitar su manipulación garantizando su autenticidad; la tokenización (sistema utilizado para dotar de seguridad a las tarjetas de crédito, donde el número de tarjeta de crédito o débito (PAN) del cliente se sustituye por una serie de números generados aleatoriamente), y la autenticación mejorada. […]

Dejar una respuesta

X