Seguros

Industria del seguro: entre apertura tecnológica y cambio cultural

Entrevista a Alejandro Asenjo, referente del sector asegurador

industria del seguro
Entrevista a Alejandro Asenjo, referente del sector asegurador, sobre las transformaciones que se están llevando a cabo en el segmento

Que la industria del seguro ya no es la misma,  no es novedad. Las insurtech han llegado para quedarse, provocando una verdadera revolución y obligando a los diferentes jugadores a adaptarse a las nuevas reglas. Si bien en Latinoamérica aún no ha alcanzado el desarrollo que sí tiene en otras regiones, ya han empezado a vislumbrarse nuevos productos y servicios, en tanto las empresas tradicionales han comenzado su viaje sin retorno hacia la transformación digital.
En este marco, Reporte Fintech dialogó con Alejandro Asenjo, un destacado referente de la industria del seguro, que cuenta con más de 20 años de experiencia en el sector. Apasionado por la tecnología, la innovación y la transformación, nos brinda su visión sobre el panorama actual de la industria en Latinoamérica y las perspectivas del sector de cara al futuro.

 

Insurtech y aseguradoras: una relación de conveniencia

¿Qué sucede con la revolución del sector asegurador y las Insuretech? ¿Cómo lo afrontarán las empresas más tradicionales? Asenjo señala que la revolución del sector operada por la irrupción de las insurtech se ha traducido, por el momento, en cuatro consecuencias principales. La primera de ellas se relaciona con la oferta de nuevos productos innovadores; luego le siguen la apertura de nuevos canales de venta. En tercer lugar, la renovación de los modelos de negocios y por último el desarrollo de un ecosistema insurtech. “Las ventajas de contar con entidades insurtech en la industria aseguradora son numerosas, tanto para las propias aseguradoras tradicionales o incumbentes como para los clientes finales. En tal sentido, se destacan la disminución de costos y mayor eficiencia de procesos, un cambio en la relación con el cliente (relaciones directas asegurador / asegurado), mayor prevención del fraude y conocimiento del cliente y por último un aumento de la integración digital”, afirmó.
Para Asenjo, las insurtech ya no se verán como un proyecto paralelo para mejorar las eficiencias en un área del negocio, sino la razón de ser de todo el programa de transformación digital. “Esperamos que las aseguradoras se hayan dado cuenta de que, con pocas excepciones, tendrán que considerar la reingeniería de toda su organización si desean competir en los mercados que ocupan actualmente. La única forma de lograrlo es transformarse en un negocio digital totalmente conectado”, enfatizó.

“Esperamos que las aseguradoras se hayan dado cuenta de que, con pocas excepciones, tendrán que considerar la reingeniería de toda su organización si desean competir en los mercados que ocupan actualmente. La única forma de lograrlo es transformarse en un negocio digital totalmente conectado”

 

Tecnología, la clave para el crecimiento

Asenjo considera que la tecnología y los datos serán los facilitadores principales de la rentabilidad futura de los seguros y del crecimiento general de la industria. “La información, una vez digitalizada, se está utilizando para mejorar los procesos en toda la cadena de valor de los seguros, incluidas las decisiones de suscripción, precios y la divulgación a los clientes”, sostuvo.
En tanto, el entrevistado plantea que es también gracias a la tecnología que la administración de políticas y reclamos ha cobrado mayor eficiencia, por ejemplo en el caso del aprendizaje automático y el reconocimiento de patrones, los cuales se utilizan para analizar documentos manuscritos y no estructurados en pos de detectar reclamos falsos. Asimismo, las áreas de aplicación de Inteligencia Artificial y analítica inteligente se han incorporado para procesar automáticamente los datos de los solicitantes, con el fin de acelerar la evaluación de la suscripción.

“La información, una vez digitalizada, se está utilizando para mejorar los procesos en toda la cadena de valor de los seguros, incluidas las decisiones de suscripción,  precios y la divulgación a los clientes”.

“Hasta ahora, las inversiones de los aseguradores en tecnología han llevado a algunas mejoras de eficiencia y márgenes comprimidos para el sistema de distribución en líneas de productos básicos”, comentó Asenjo, al tiempo que agregó: “La tecnología, como la telemática y el análisis avanzado, también se puede utilizar para reducir la frecuencia y gravedad de las reclamaciones, reducir el fraude y reducir los costos de las reclamaciones. Pero el alcance de lo digital está llegando mucho más lejos. Fundamentalmente, la tecnología puede facilitar el acceso a nuevos grupos de riesgo. A largo plazo, esto ayudará a cerrar las brechas de protección existentes y mejorar la capacidad de recuperación económica y social”.
Al referirse a los datos, el experimentado analista los definió como “El Santo Grial”. “La recolección de datos se encuentra en el corazón de la innovación en seguros. Los mejores grupos de datos proporcionan mayor información sobre el comportamiento y los requisitos de los clientes, pero también ayudan a reducir el riesgo para la aseguradora, agregó. 

“La tecnología también se puede utilizar para reducir la frecuencia y gravedad de las reclamaciones, reducir el fraude y reducir los costos . Pero el alcance de lo digital está llegando mucho más lejos. Fundamentalmente, la tecnología puede facilitar el acceso a nuevos grupos de riesgo”.

 

Industria del seguro: desafíos por venir

Al ser consultado por el contexto actual del sector, Asenjo se mostró optimista en relación al futuro de la industria a corto plazo, reconociendo que “diversos factores de naturaleza macroeconómica, además de los políticos y regulatorios, tendrán impacto y, en alguna medida, condicionarán la actividad y dinámica de la industria aseguradora” .
“Se espera un impulso económico positivo, pero más lento, para respaldar un modesto crecimiento de la prima de seguro global en términos reales durante los próximos dos años”, comentó el entrevistado, señalando que “los mercados emergentes son y seguirán siendo el motor del crecimiento para el mercado global de seguros”.
A pesar de esta perspectiva, Asenjo considera que “el nivel absoluto de brecha de protección de seguros en las principales líneas de negocios es muy grande, y se espera que crezca aún más a medida que las economías se vayan expandiendo. “Se puede definir esta brecha como la porción no asegurada de pérdidas por un evento adverso. Comprender las brechas de protección y las barreras en la demanda y la oferta que impiden una mayor aceptación de los seguros es clave para mejorar la capacidad de recuperación del sistema”, sostuvo.
Para Asenjo, esta brecha presenta oportunidades de crecimiento para el sector asegurador. “Si bien la industria de seguros ha hecho avances para reducir las brechas de protección en ciertas regiones y líneas de negocios, aún se necesita más. Crear conciencia sobre el riesgo y alentar a los consumidores a contratar una cobertura de seguro es un área de acción clave tanto en los mercados avanzados como en los emergentes”, subrayó.

«Crear conciencia sobre el riesgo y alentar a los consumidores a contratar una cobertura de seguro es un área de acción clave tanto en los mercados avanzados como en los emergentes”.

Asenjo encuentra en la actual regulación uno de los principales desafíos que deberá enfrentar la industria del seguro. “Al igual que en el sector fintech, la misma no se ha adaptado a la irrupción tecnológica, por lo que en muchos casos “sigue siendo el principal obstáculo para la entrada de nuevos actores al mercado. En tanto, a la hora de analizar cuáles son las actuales barreras de mercado, Asenjo considera necesario “tener una comprensión del mercado asegurador para poder identificar aquellos aspectos que pueden ser modificados para garantizar una digitalización total de la contratación en este ámbito”.
Según el entrevistado, un desafío aún más grande para la sector se relaciona con el cambio cultural. “La transformación no puede ocurrir sin un gran cambio cultural, ya que requiere un nuevo enfoque que pocas aseguradoras han logrado con la tecnología desarrollada en el pasado. Se plantea el desafío que el nuevo negocio no dependa de la necesidad de mantener cualquier legado. Todo programa de tecnología gira en torno al legado, y esta es una barrera cultural que deberá abordarse primero”, concluyó. 

«Se plantea el desafío que el nuevo negocio no dependa de la necesidad de mantener cualquier legado. Todo programa de tecnología gira en torno al legado, y esta es una barrera cultural que deberá abordarse primero”.

Comparte en tus redes sociales:

Dejar una respuesta

X